Show simple item record

dc.contributor.authorPascual Barea, Joaquín
dc.contributor.otherFilología Clásicaen_US
dc.date.accessioned2015-05-26T07:14:28Z
dc.date.available2015-05-26T07:14:28Z
dc.date.issued2002-01-01T00:00:00Z
dc.identifier.isbn84-8483-153-1
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10498/17370
dc.description.abstractEste estudio reclama para Garcilaso de la Vega la autoría de un epigrama latino que la crítica literaria del siglo XX le ha negado, atribuyéndolo a un hijo suyo del mismo nombre, de quien no se conoce ningún poema ni consta que los hubiera escrito, ni que hubiera conocido a Hernando de Acuña. Tras ofrecer una edición y comentario crítico del epigrama y una traducción a partir del léxico poético del propio Garcilaso, son discutidos y rebatidos los argumentos de Hayward Keniston relativos a la autoría. Seguimos a continuación los pasos de Garcilaso y de Hernando de Acuña para tratar de establecer los distintos momentos y lugares en que pudo haber sido compuesto el epigrama, sobre todo a partir de mediados de septiembre de 1536, una semana antes del accidente de Garcilaso en Le Muy, y la semana siguiente, antes de que se agravaran las consecuencias de las heridas hasta su muerte en Niza tres semanas y media después. Durante ese último mes de vida del poeta toledano, coincidió en el final de la campaña de Provenza con Acuña a las órdenes del Marqués del Vasto, general del ejército que fue muy afecto a Garcilaso y a Hernando de Acuña a partir de ese mismo verano. También estudiamos la influencia de Garcilaso en la vida y la poesía de Acuña, que comienza justamente en sus primeros poemas conservados a partir de 1537; las fuentes literarias del epigrama, que son las mismas de los poemas castellanos de Garcilaso: Sannazaro, Virgilio, Horacio y otros autores clásicos; y la estrecha relación del epigrama con la restante poesía de Garcilaso en la técnica, motivos y gustos literarios, la estructura, el escenario y personajes mitológicos, las expresiones, etc. Concluye el trabajo con un juicio crítico sobre el poema. Aunque el epigrama no fue impreso hasta 1553 en la traducción de Hernando de Acuño de Le chevalier délibéré de Olivier de La Marche, no parece que fuera compuesto en alabanza de esa obra de tono elegíaco y contenido religioso, sino de unos versos épicos y sobre las victorias de los tercios españoles sobre otros pueblos que habría escrito Acuña siendo un adolescente de 18 años recién incorporado al ejército imperial. Así lo muestra el análisis del contenido de la obra, el del epigrama y el de los restantes poemas liminares, que sí fueron compuestos claramente en alabanza de la traducción de Acuña de este libro francés de contenido moral.en_US
dc.formatapplication/pdf
dc.language.isospaen_US
dc.publisherConsejo Superior de Investigaciones Científicasen_US
dc.rightsinfo:eu-repo/semantics/openAccess
dc.sourceHumanismo y pervivencia del Mundo Clásico: homenaje al profesor Antonio Fontán. Ed. J.M. Maestre Maestre / J. Pascual Barea / L. Charlo Brea (Madrid: CSIC; Alcañiz: IEH, 2002), vol. 3, 1049-1096en_US
dc.subjectGarcilasoen_US
dc.subjectHernando de Acuñaen_US
dc.subjectepigramaen_US
dc.subjectVirgilioen_US
dc.titleEl epigrama latino de Garcilaso de la Vega a Hernando de Acuña: edición crítica y traducción, autoría y comentario literarioen_US
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/bookParten_US
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccess


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record